web analytics

HealthLAB

¡No me alcanza el dinero!

¡No me alcanza el dinero!

Lo mejor es compartir
FacebookTwitterWhatsApp

En Guatemala la gente es muy bella, amable, cálida y las personas con las que me he relacionado han contribuido en mi persona desde un lugar lleno de amor y de historias impresionantes. Te puedes dar cuenta que todos, al lugar al que vayamos, en donde estemos, siempre habrá una historia que contar. 

Hace pocos días fui a tomarme un café y a dar una sesión de Coaching a una conocida a la cual llamaremos “Alma”, (Hay muchas Marías 😊) y teniendo su permiso para contar parte de su historia, les platico : 

Estábamos por comenzar la sesión cuando la empecé a notar un poco ansiosa, su mirada iba de allá para acá, se movía de su asiento de lado a lado como buscando esa comodidad y le pregunté: 

¿Qué gustas que trabajemos hoy Alma? 

Me respondió sin titubear: ¡No me alcanza el dinero!, siento que cuando me pagan y llega mi quincena es como si no hubiera sucedido, de pronto hasta olvido en qué lo gasté. 

Yo comencé a aplicar una de las metodologías que en Coaching ontológico usamos partiendo de la petición/pensamiento que quiera trabajar la persona. Así que mientras indagaba ese pensamiento o creencia, Alma pudo darse cuenta de que el trabajo en donde estaba no le pagaban lo suficiente para cubrir sus gastos, sentirse en paz y dejar el sufrimiento por valentía o buena voluntad. 

Transcurría la sesión y ella iba descubriendo nuevas distinciones que le permitieron tener claridad y neutralidad ante la situación, ya no se sentía con enojo, ansiedad, exigencia, incluso dejó de culpar a otros.  El trasfondo de estas declaraciones en cuanto al dinero surge de cuando ella era pequeña y sus papas constantemente decían lo mismo. Alma lo adopto, lo imito, se lo creyó y de esa manera, aquello formó parte de uno de sus pilares principales a través de su educación. 

¿Qué podemos hacer cuando nos encontramos en una situación donde no nos gusta el resultado?  Los actos de lenguaje según nuestra concepción tradicional, describe la realidad.

Declaraciones tales como: ¡No tengo dinero!, ¡el dinero no me alcanza! , ¡ no me aumentan el sueldo!, esta concepción supone que la REALIDAD está antes que el lenguaje y lo que hace el lenguaje es simplemente describirla, hablar de ella.

Algunos de los actos lingüísticos están conformados desde una promesa, declaraciones y aseveraciones, en el caso de Alma ella había declarado desde pequeña que el dinero no es suficiente, cuando declaramos creamos identidades, y definimos oportunidades, posibilidades. 

En coaching convertimos una declaración en un propósito de vida . Hemos declarado quiénes somos, de que somos capaces hasta hemos declarado de lo que es o no posible en nuestra vida. 

Alma declaró que el dinero no era suficiente pero ahora ya no es funcional en su vida, lo curioso es que a lo largo de este tiempo su relación con el dinero por que en su mente quería evidenciar su declaración y se manifestaba en su vida. 

¿Te has preguntado qué tipo de declaraciones has hecho y como te han funcionado a lo largo de tu vida? ¿Qué posibilidades se te han presentado?

Si te sientes feliz, realizado y tus declaraciones te han funcionado me da gusto, te esta agradando lo que estas creando en tu vida; pero si no estás pudiendo concertar metas o no estás teniendo los resultados que esperas te invito a que evalúes cuáles son tus declaraciones para que puedas replantearlas o eliminarlas para sustituirlas por otras que te sirvan. 

Nosotros, los seres humanos, vivimos en un mundo lingüístico por tanto nuestra realidad es lingüística, creamos el mundo con nuestras interpretaciones, distinciones y vamos esculpiendo nuestra capacidad para relacionarnos con otros.