web analytics

HealthLAB

Razones para agradecer a quien te dice NO

Razones para agradecer a quien te dice NO

Lo mejor es compartir
FacebookTwitterWhatsApp

Como individuos pertenecientes a una sociedad de hombres y mujeres libres, tenemos el derecho a hacer las declaraciones en nuestra vida que mejor nos funcionen. Se llaman declaraciones personales.

¿Y qué es una declaración? Una oración con la que generamos un nuevo mundo para nosotros. Nuestra palabra genera la realidad que cada uno de nosotros elige. Con tus declaraciones, creas tu mundo. Por eso decimos que el lenguaje es creativo, generador, que construye.

Y bueno, hoy te quiero contar un par de experiencias que he tenido en los últimos años que han tenido que ver con la declaración personal de un NO.

Esta es una declaración muy poderosa; entre las de mayor poder que puede tener una persona. Tenemos el derecho de decir NO a alguien más si vemos que nuestra dignidad se ve comprometida. En eso reside su poder.

Pero qué pasa cuando es el otro quien te dice NO a una petición que le haces. Antes, lo primero que venía a mi mente era pensar cientos de cosas negativas -como el propio NO, según yo- que me situaban fuera de una esfera de poder personal.

Sin embargo, con el estudio de la Ontología del Lenguaje, al partir del hecho que la realidad no es una sola sino que cada quien la percibe e interpreta según su visión particular del mundo, y que nada de lo que el otro hace es personal, soy capaz de ver el NO del otro como una maravillosa oportunidad para que mejores cosas sucedan en mi vida.

Cuando el Universo me ha dicho NO a algo que le pido, muchas, muchísimas veces ha sido porque había algo mejor para mí. Claro, que en ese momento yo no lo podía ver y me enojaba y pensaba que no era válido que el otro “fuera así conmigo”. Me lo tomaba totalmente personal. Le daba una interpretación que me situaba a mí en el papel de víctima.

Pero ahora, puedo ver esos NO de los demás, en el transcurso de mi vida, como un regalo maravilloso. Como la oportunidad perfecta para permitir que mejores cosas sucedan en mi mundo. Una oportunidad para aprender,  ser creativa y amorosa conmigo, para confiar en el Universo, en esa energía Divina que nos mueve.

Hace un par de años, alguien en un curso no me dio el acceso que yo creía debía darme al que yo consideraba  mi grupo de estudio; me enojé, pensé  “¿por qué me hace esto?” y aunque fue algo que solté pronto, en la siguiente ocasión que esa misma persona hizo otra cosa que yo calificaba como “injusta”, me dije “¡qué onda!… ya van dos… ¿Cuál es su problema, qué le pasa?”.

Hasta que una amiga que también es Coach, Maribel Benitez, en una conversación me dijo “no te enojes, la vida te está poniendo en un camino diferente para que seguramente aprendas cosas más lindas”.

Y no me vas a creer, pero así fue. La vida me tenía algo mejor. Al colocarme en un grupo distinto, conocí a personas hermosas con quienes pude aprender mucho, y con quienes estoy trabajando actualmente en proyectos que disfruto y que están trayendo cosas bellas a mi vida. Las posibilidades han sido infinitas gracias a ese NO.

Y ahora, fuera del malestar que sentí en varias ocasiones, tengo agradecimiento por esa persona que al decirme NO varias veces, me hizo transitar por un espacio diferente al que yo esperaba, pero mucho más hermoso  de lo que yo imaginaba.

En mi presente, la puedo ver como el portavoz de la Divinidad para hacerme voltear los ojos en una dirección más sorprendente.

Así que la próxima vez que alguien te diga NO, no lo tomes personal (recuerda, no tiene nada que ver con que tú seas malo, insuficiente, o cosas por el estilo). No te sientas derrotado y pienses que todo te sale mal, que la vida es injusta, y que son demasiados obstáculos los que encuentras en el camino. Te funciona más  declarar para ti mismo:

El Universo me lleva por caminos más interesantes y bellos. Así es. Hecho está. Gracias, gracias, gracias.

Con todo mi amor, para ti.