web analytics

HealthLAB

Tu ser, un lienzo preparado para el diseño… ¿cómo?

Tu ser, un lienzo preparado para el diseño… ¿cómo?

Lo mejor es compartir
FacebookTwitterWhatsApp

Uno de los postulados de la Ontología del Lenguaje nos dice que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.

Antiguamente, en la tradición griega de pensadores como Sócrates, Platón y Aristóteles, se creía que el ser humano nacía ya dotado de una particular forma de ser y que ésta permanecía inmutable toda la vida. La ontología nos enseña algo totalmente opuesto: La vida es el espacio en donde los individuos se inventan a sí mismos.  En palabras del filósofo Alemán Friedrich Nietzsche:

En el ser humano la creatura y el creador se unen.

Qué significa esto? Que los individuos nacemos dotados de la posibilidad de participar activamente en el diseño de nuestra propia forma de ser. No somos de una sola forma permanentemente.  Estamos en continua transformación y cambio. Como seres vivos, sistemas vivientes bien organizados y auto-referenciados, lo único permanente es nosotros es el cambio. Cada día, nuestro organismo se regenera, cambia.

Y a nivel del ser, de nuestra alma, ésta es también una realidad. Pero, qué posibilita esto? El lenguaje. Los seres humanos tenemos la posibilidad de crearnos a nosotros mismos a través del lenguaje.

El lenguaje me permite ganar dominio sobre mi vida; juega un papel activo en el diseño del tipo de persona que quiero ser.

¿Has analizado tu lenguaje? ¿Crea o destruye? ¿Te abre posibilidades en tu vida o te las cierra? Si te dices a ti mismo que puedes lograrlo y que cualquier reto o desafío que se presente en tu vida eres capaz de conquistarlo, entonces tu lenguaje construye una personalidad que se abre posibilidades en la vida. Si por el contrario, te dices que no puedes, y ves las circunstancias como problemas y obstáculos, lo que haces es cerrar o reducir tus posibilidades.

Recuerda: El ser humano no tiene un ser dado fijo, inmutable. Nosotros como individuos estamos en un proceso constante de inventarnos y reinventarnos. Bajo este supuesto, otra frase que me encantó ha sido esta de Shakespeare:

Sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podríamos ser.

La Ontología del Lenguaje me ha proporcionado distinciones que  han ayudado a construir ese ser con posibilidades infinitas que muchos de nosotros buscamos. En una sesión de coaching es posible evaluar cuáles son las creencias que subyacen en tus pensamientos y cómo es el lenguaje que ocupas para hablar de tu mundo. ¿Qué te dices de ti mismo, de los demás, de tu vida?

¿Ocupas un lenguaje funcional y poderoso,  o uno que te resta fuerza y te convierte en víctima de todo y de todos?

Cuando una situación te genere malestar hoy, escribe lo que piensas de ella. Observa tu lenguaje. Te invito a descubrir si tus conversaciones -internas y externas- te funcionan o no.